Page 12 - Ciudadanía 3ES
P. 12

Los Estados nacionales
En la actualidad, se encuentra extendida la idea de que todo Estado tiene que ser un Estado nacional, y que cada nación debe tener un Estado. Sin embargo, la aso- ciación de estos dos términos es relativamente novedosa. Los Estados nacionales se fueron conformando en un proceso muy complejo a partir de las transformaciones económicas producidas por la Revolución Industrial y los cambios políticos que generó la Revolución Francesa, y se consolidaron a lo largo de los siglos xix y xx.
La fundación de los Estados nacionales se basó en la concepción de que cada terri- torio estaba habitado por un pueblo, con una lengua común y una única cultura. Esta homogeneidad, sin embargo, no siempre era real. En gran parte de los territorios sobre los que se asentó la autoridad de cada Estado convivían grupos provenientes de distin- tas etnias, con diferentes lenguas, y costumbres. Así, la unidad nacional de cada Estado fue más un producto de la propia organización política estatal que su punto de partida. Esto sucedió, por ejemplo, en nuestro país donde las instituciones educativas cum- plieron un rol fundamental en la construcción de esta unidad cultural, a través de la enseñanza de una lengua oficial, una historia común y unas tradiciones compartidas.
¿Qué es la nación?
El concepto de nación hace referencia a un conjunto amplio de individuos y grupos que se sienten parte de una misma comunidad por razones históricas, ét- nicas, lingüísticas o religiosas. Esto quiere decir que cada nación está conformada por aquellas personas que comparten un mismo idioma, una historia común y una serie de tradiciones y costumbres que la diferencian de otras comunidades, y que generan un sentimiento de pertenencia. Pero para que exista una nación es nece- sario, además, que quienes conforman esa comunidad se reconozcan con derecho a tener autonomía en la decisión de los asuntos que afectan la vida en común.
El respeto por nuestros símbolos patrios comenzó a transmitirse en las escuelas.
para Ampliar
La nación, comunidad imaginada
La nación se imagina limitada porque tiene fron- teras finitas, aunque sean elásticas, más allá de las cuales, se encuentran otras naciones. Se imagina so- berana porque [este] concepto nació en una época en que la Ilustración y la Revolución estaban des- truyendo la legitimidad del reino dinástico jerárqui- co, divinamente ordenado. Por último, se imagina como comunidad porque, independientemente de la desigualdad y de la explotación que en efecto puedan prevalecer en cada caso, la nación se concibe siempre como un compañerismo profundo, horizontal.
Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones so- bre el origen y la difusión del nacionalismo, México, fce, 1993.
12
Bloque 1 • Capítulo 1























































































   10   11   12   13   14